February 21, 2014
Mis nuevos mandamientos profesionales

Ayer llegaba gracias a las “Lecturas interesantes" de El Correo de las Indias a la página del diseñador en comunicación visual argentino Sebastian Guerrini en la que reflexionaba acerca del perfil de un diseñador internacional de marcas

No me dedico al diseño ni a la comunicación, pero su definición de perfil profesional es realmente interesante. No creo que en los departamentos de Recursos Humanos al uso se hagan definiciones de puestos tan valiosas como estas.

Me gustaría adoptarlos como mis nuevos mandamientos profesionales y he modificado las versión original de los 12 puntos que ofrecía Sebastian Guerrini para que sean lo más genéricos posibles. 

No ha resultado muy difícil, ya que en una economía cada vez más globalizada, el perfil internacional cobra más sentido que nunca y la tendencia hacia el establecimiento de los perfiles freelance parece inexorable.

Además, la base creada por el autor original de los mismos se prestaban a ello, de hecho, casi todo se mantiene tal cual. Mis cambios están remarcados en cursiva.

. No puede mirar atrás para regocijarse del pasado, cuando lo hace, se hunde en sus sueños. El pasado solo le sirve como experiencia y como un atributo más, el de la credibilidad que irradia lo realizado ante los ojos de potenciales clientes.

. No puede rendirse, por más que ya haya construido una fortaleza a su alrededor, esta se irá erosionando y secando sino sale día a día a construir su presencia en el mercado y traer nuevo negocios.

. No pude dejar de buscar oportunidades. Su futuro le exige estar siempre preparado para pescar su presa en cualquier lugar, un nuevo encargo que le dará de una u otra manera de comer.

. No puede dejar de estar atento. Pocas cosas están cristalizadas en su mundo: sus clientes provienen de distintas naciones donde las situaciones políticas y económicas de los mismos varían. Por ello hasta leer periódicos se convierte en una acción laboral. (no quería dejar de poner esto en negrita)

No puede dejar de estudiar: Cada trabajo lo lleva a aprender sobre la nueva comunidad en la que intervendrá. En ese estudio deberá extraer la mejor forma de actuar, desenvolverse, interpretar e influenciar el contexto de este nuevo otro para el cual ahora trabaja.

. No puede no saber: No es excusa no saber lo propio de la cultura de su nuevo cliente ni como se mueve su mundo: qué significan sus objetos, como se dicen y expresan sus cosas. Como se escribe su lengua o como deben o pueden expresarse las imágenes que se utilizarán.

. No puede creer que ya sepa como realizar su trabajo, aunque disponga de conocimientos, ellos terminan siendo solo mapas gastados que intentarán ubicar senderos que el tiempo y los intereses en juego desdibujaron. Las demandas de cada nuevo caso serán únicas y le presentarán siempre escenarios cambiantes.

. No puede dejar de entender que las culturas tampoco son estáticas y que los medios de comunicación crean tanto nuevos laberintos a explorar, como nuevas oportunidades para construir proyectos.

. No puede creerse dueño de la verdad, la verdad la tiene el otro. Sus prejuicios no importan, la reacción del destinatario de su trabajo es lo que vale. La memoria emotiva del profesional es limitada. Viajar, ver, hablar conocer y entender a la gente involucrada da más certezas que los propios conceptos previos. El choque con la realidad física de la vida del otro es el mayor aprendizaje.

. No puede imponer su visión de los temas: por más que esté convencido de su planteo, tanto la atracción o encanto de su propuesta como la negociación y la generación de consenso entre las partes involucradas, son herramientas esenciales para no quedar fuera de los códigos y parámetros de valoración de la cultura en la que se participa. 

. No tiene una sola metodología de trabajo. La flexibilidad es su mejor arma, estará abierto a usar las metodologías y tácticas de cualquier disciplina. Todo es válido para llegar al resultado que pretende.

. No necesita disponer de una oficina al uso. Él o ella y su laptop pueden desarrollar la mayor parte del trabajo, mientras que su equipo de colaboradores puede estar desparramado por el globo.

. No puede insultar a la creatividad. Cuando trabaja en un proyecto y la magia de su arte no brota, la culpa recae en no haber entendido a profundidad el caso, de no ver los recursos disponibles con que contaba o de su falta de concentración.

January 7, 2013
"…We need red blood cells to live (the same way a business needs profits to live), but the purpose of life is more than to make red blood cells (the same way the purpose of business is more than simply to generate profits)…"

— Ed Freeman, Filósofo y Profesor de Administración de Empresas Darden School (Universidad Virginia, EE.UU.)

(Source: dronte.es)

April 3, 2012

Una nueva herramienta para la Gestión de Proyectos: Trello

Leyendo ayer (gracias Javi por el enlace) sobre las nuevas características que Stack Overflow ha añadido a Careers 2.0, su portal de empleo para perfiles tecnológicos de alto nivel, he descubierto una herramienta para la Gestión de Proyectos que me tiene enamorado: Trello.

Más concretamente, Trello es una herramienta de colaboración on-line (además gratuita) para la organización de cualquier tipo de proyecto que te puedas traer entre manos. Como dicen en su página, el uso está abierto a cualquier cosa: desde la organización de una boda a listas personales de cosas pendiente de hacer (To-do), pasando por la gestión de un proceso de selección. Este último caso es el que sirvió de inspiración a la gente de Stack Overflow para adoptar el concepto de Trello a la funcionalidad de seguimiento integrado de un proceso de selección.

Candidate Tracker, Careers 2.0

Fuente: StackExchange Blog

Hace más o menos un año, estuve inmerso en un proyecto de consultoría tecnológica para uno de los principales bancos de España, donde estábamos revisando las aplicaciones de reclutamiento y selección de cada una de sus filiales para intentar dar forma a una aplicación global para dicha entidad financiera. 

Una de sus principales demandas era una redefinición total de la interfaz gráfica para hacerla más usable e intuitiva a sus usuarios. De haber conocido a Trello en esas fechas, sin duda las líneas maestras de la nueva interfaz para la gestión de un proceso de selección deberían haber tenido muchas similitudes con ella. Con lo cual, me parece muy acertada la adopción de este concepto para Careers 2.0.

Pero volvamos a Trello como herramienta para la Gestión de Proyectos, aunque realmente se puede adaptar a cualquier proceso de negocio o actividad, siempre que tengas bien definido cual es el work-flow que quieres controlar.

La herramienta desarrollada por Fog Creek se basa, inspirada en la metodología Kanban, en una serie de “tablones” (cierto paralelismo podemos sacar aquí con la penúltima red social de moda, Pinterest) al que se van añadiendo “listas”, que serían las diferentes fases del proyecto. Dentro de cada una de esas “listas” se incluyen “tarjetas”, que serían el equivalente a las tareas de un proyecto. Evidentemente, cada “tarjeta” contiene la información sobre la tarea a realizar, y permite adjuntar documentos, vídeos, check-list, asignarle una fecha de entrega o la persona o personas responsables. Y siempre, en todo momento, puedes ver el estado de la actividad en el proyecto.

Todo esto se hace de manera muy sencilla, arrastrando (drag & drop) los elementos con el ratón en el “tablón” del proyecto podemos realizar las tareas más básicas: cambiar el orden de las “listas”, pasar una “tarjeta” a la siguiente fase, asignar un nuevo responsable a una “tarjeta”, etc. Realmente intuitivo, lo mejor es que veáis el vídeo para tener una idea más completa de las posibilidades que ofrece como herramienta de Gestión de Proyectos.

Además, nada de preocuparse de la compatibilidad con dispositivos. Trello funciona a la perfección en un smartphone, con lo que el manager de un proyecto puede gestionar con plena libertad de movimientos las tareas del proyecto en tiempo real. 

Y por supuesto, todo ello en un entorno seguro. Con el tráfico bajo SSL y con una política de back-up muy estricta, cada hora hay una copia, con lo que las posibilidades de pérdidas sensibles de información y trabajo se reducen a algo perfectamente aceptable por el usuario.

Al ser una herramienta gratuita creo que le voy a dar una oportunidad, no me faltan ideas o proyectos a los que aplicarla. No prometo nada, pero probablemente haya un 2º post sobre Trello sometida a las particularidades de la vida real. Si alguien ya lo ha usado o conoce gente que lo utilice se agradece que deje un comentario contando sus experiencias.

PD: No, aunque lo parezca, este no es un post patrocinado, con 300 visitas al mes únicamente mis admirados (y espero que fieles) lectores son capaces de dedicarme un poco de su bien más preciado: el tiempo.

April 2, 2012
El futuro de los RR.HH., metodologías ágiles.

Vía: emergentfutures:

Has Human Resources Become Out of Date?

“Now fast-forward to today. Today’s high-performing organizations (Facebook,IBMApple, Amazon.com, UPS, JPM Chase) now move so fast that their product cycles move in months, not years. Their workforce is highly interconnected and shares information instantaneously. People are hired and rewarded for their deep expertise, not their ability to follow instructions. And they work on fast-changing projects and programs which evolve and change continuously.

Even more profoundly, today the managers are no longer really in charge. Customers are.”

Full Story: Forbes

March 24, 2012
"…I think saying no is far too often misunderstood and misrepresented. I think it automatically puts one on the defensive, as if we must explain our reasons why. While its very definition may be negative, in practice it is often quite positive. I think we need to remove the wholly negative stigma from the idea of saying no. I think we need to return to a definitive support of the positive choice that saying no can bring…"

— Patrick Rhone, Escritor y ensayista. 

(Source: enoughbook.com)

February 27, 2012
Vía: 1982:

What Is Strategy? via Undercurrent

Vía: 1982:

What Is Strategy? via Undercurrent

(via 1982)

February 14, 2012
Reuniones, esa peligrosa arma de destrucción masiva (de tiempo).
Gracias Javi.

Reuniones, esa peligrosa arma de destrucción masiva (de tiempo).

Gracias Javi.

December 27, 2011
"…En un mundo globalizado en el que la mano de obra es infinita, las tareas que no requieren soluciones imaginativas o habilidades especiales carecen de valor añadido y para proponer las primeras o poseer las segundas no hay otro camino que el aprendizaje continuo, ya sea desde una perspectiva personal o institucional. Cuando las fronteras importan cada vez menos, lo que cuenta es tu talento…"

— Jose Alcántara y Biaka Hajdu, Socios fundadores Cartograf.

(Source: cartograf.net)

December 13, 2011
"…«When many cures are offered for a disease,» wrote Chekhov, «it means the disease is not curable.» If past experience or data suggests that multiple solutions are possible but none are reliably successful, nothing may be the best strategy."

Peter Bregman, fundador de Bregman Partners.

Vía: David Monreal

(Source: blogs.hbr.org)

October 14, 2011
Trilogía macedonia: Deuda Técnica, parte I.

Lo bueno (al menos lo vamos a intentar) se hace esperar, el mini-proyecto de la trilogía macedonia abre su andadura con el post de enfoque más técnico y por eso voy a intentar hacer divulgación y explicar de forma sencilla el concepto de “deuda técnica”.

superdetective en Hollywood I

Supe del término por primera vez este año en una reunión informal entre gente de Sistemas y Desarrollo y pese a su importancia creo que no se le presta la atención suficiente por parte de algunos gestores de proyectos y menos aún por los responsables comerciales, lo que ocasiona no pocos problemas, ya no solo a la hora de llevar a buen puerto un proyecto, sino de su mantenimiento a lo largo del ciclo de vida del producto.

La persona que acuño el término fue Ward Cunningham, y lo hizo para describir aquel código que se escribe de forma rápida, basado en obtener posibles beneficios a corto plazo, sin tener en cuenta los costes adicionales (intereses) que va a suponer en forma de mantenimiento extra por su baja calidad a lo largo del tiempo.

Muchos tratan de hacer símiles con la idea de la deuda financiera, y aunque creo que conviene mantener ambos conceptos por separado, es una buena aproximación para que le gente como yo, de formación no técnica, lo pueda entender.

Leyendo sobre el tema, me ha parecido muy interesante descubrir la raíz del concepto, ya que no es algo nuevo, sino un problema con más de 40 años de historia y que se le conoce como “crisis del software”. Algo que la OTAN (sí, la Organización del Tratado del Atlántico Norte, aquella de: “OTAN, de entrada no”) identificó en 1968 y que atañe a una serie de problemas que son comunes a la mayoría de los proyectos de software:

  • Finalización fuera de plazo
  • Costes por encima de lo previsto
  • Baja calidad del software
  • Software que no cumple con los requisitos iniciales
  • Código inmantenible que dificulta la gestión y evolución del proyecto.

Es ese último punto de la “crisis del software” el que entra en relación directa con el concepto que estamos analizando. Y es que puede haber un punto, en el que el coste del pago de los intereses de la “deuda técnica” acabe con la rentabilidad del proyecto e inicie su inexorable camino a la bancarrota. Una bancarrota que supondría el esfuerzo de tener que empezar a reescribir el código del proyecto desde cero, con las nefastas consecuencias que ocasionaría a todos los implicados en el proyecto.

Entonces, ¿es siempre la “deuda técnica” un riesgo a evitar en nuestros proyectos? Pues depende, al igual que puede ser imprescindible para una empresa textil ampliar la línea de crédito financiero para abordar el lanzamiento de una nueva línea de ropa masculina, es probable que en alguna ocasión nos veamos en la tesitura detener que decidir si debemos asumir el coste que supone la “deuda técnica” en alguno de nuestros proyectos de software.

Pero no vamos a entrar más en detalle por ahora, ya que dentro de poco lo haremos en el capítulo II de la trilogía macedonia, donde veremos, desde la óptica de la gestión de proyectos, los efectos de la “deuda técnica” en los mismos y cómo gestionar los riesgos que puede implicar.

Liked posts on Tumblr: More liked posts »